· 

Nuevo curso 'Descubre la naturaleza en familia' de pedagogía Montessori y Disciplina Positiva con CitySens

Si crees que no puede, tienes razón, no podrá. Y si crees que puede, también tienes razón porque podrá

La vida práctica es probablemente uno de los aspectos de la filosofía Montessori más famosos, pero también, peor entendidos. Es frecuente que nos encontremos con espacios y estructuras de trabajo en las que los pequeños pueden jugar como si estuvieran cocinando, lavando los platos o limpiando, pero se trata únicamente de aparentar… No de hacerlo realmente, perdiéndose de esta manera el significante y el significado originales.

 

De esta manera privamos a los niños de un contacto real con la exploración del ambiente que le rodea, y por consiguiente, del aprendizaje. Maria Montessori entendió que las actividades de la vida práctica no son, ni deben ser, un juego de ficción, ni tampoco simbólico. El niño muestra desde muy temprano un interés por vivir experiencias reales; por eso en un ambiente preparado tenemos platos reales, y que pueden romperse; limpiamos una mesa que realmente está sucia; hacemos nuestro propio pan, pelamos y cortamos huevos… ¡Y plantamos! Todo ello estimula al pequeño a cuidar y controlar sus movimientos; a concentrarse.

Con el objetivo de acercarnos a la vida práctica y con un tema que en casa nos apasiona como es la botánica, hemos desarrollado en colaboración con CitySens nuestro curso Descubre la naturaleza en familia. Además de hacer un recorrido por todas estas actividades desde el primer añito y hasta los seis, abordaremos la actitud del adulto a cargo del cuidado del pequeño a través de actividades de Disciplina Positiva, además de incluir nuestras expediciones del curso de pequeños observadores de bichos porque la experiencia no solo se limita a casa... Este curso lo obtienes con la adquisición de la nueva estantería de Citysens. Para desarrollar este proyecto conjunto hemos puesto en marcha la campaña en Verkami y para participar como mecenas y apoyar esta preciosa iniciativa, el kit que incluye nuestro curso es el denominado plantlover que puedes adquirir directamente aquí.

Los ejercicios de la vida práctica como son recoger, doblar la ropa o poner la mesa, entre muchos otros, son en palabras de Maria Montessori una gimnasia real" para el niño. Una gimnasia física pero también psicológica. Muchas de estas actividades como observamos en nuestro huerto en casa le permiten entrenar la paciencia, la concentración, la disciplina, la voluntad y el empeño, a la vez que le ayuda a desarrollar una mente capaz de razonar, una mente que posee un pensamiento lógico, que ha aprendido a comparar, a deducir, a organizar... 

¿Para qué sirven realmente las actividades de la vida práctica?

Son el fundamento espiritual de un ambiente Montessori, recoge Renilde Montessori, nieta de la pedagoga. La atención y el cuidado del ambiente y la persona, llevan en un primer momento a una finalidad individual para luego convertirse en un principio colectivo y social. Cuido de mi cuerpo por respeto hacia mí mismo, pero también hacia otros; cuido del entorno en el que vivo para mí mismo, pero también para la comunidad. Poco a poco nuestros pequeños comienzan a interiorizar la importancia de cooperar, y sabemos, gracias a la neurociencia, que cooperar es mucho más que colaborar. Cooperar añade un plus de generosidad, y también de solidaridad, que va más allá de trabajar para conseguir objetivos comunes; genera mejores relaciones entre los integrantes de un grupo, más efectivas, porque para que ello suceda, deben ponerse en práctica competencias sociales, y por  supuesto, emocionales. Poco a poco pueden convertirse en casa, y también en el aula, en hábitos. 

La práctica de estas actividades permite la formación de la persona que las realiza, pero al mismo tiempo se reflejan profundamente y positivamente en la vida social (cooperación a la que hacíamos referencia, ayuda mutua, empatía…). Los niños se abren a la vida. A través de las actividades de la vida práctica comprobamos cómo el instinto de trabajo en el niño es totalmente distinto al adulto; el adulto trabaja porque tiene que trabajar. Es una imposición social; sin embargo, el niño, trabaja por un impulso vital, una necesidad profunda. Es por eso que el pequeño, más que en el resultado, está interesado en el proceso… A los adultos se nos ha olvidado cuánto se disfruta del camino… Así es más fácil entender la diferencia entre el adulto y el niño al finalizar un trabajo; el primero se mostrará agotado, estresado… Mientras que el niño que ha trabajado, atendiendo a sus necesidades y tomando sus propias decisiones, estará satisfecho, pleno, feliz. 

Por eso es muy importante que, a la hora de presentarle las actividades de la vida práctica a nuestros pequeños, lo hagamos con calma y atención, para luego permitirles continuar solos y experimenten y se prueben a sí mismos, sin prisa y sin juicio acerca de su labor. En las escuelas Montessori, al principio, no había un programa establecido como tal; y estas ocupaciones no tenían la connotación didáctica y pedagógica que tomaron más adelante. Fue el niño el que le mostró a Maria Montessori el camino… Entonces observó el placer, la alegría de los pequeños a la hora de participar en las actividades, la necesidad de repetir una y otra vez estas tareas sin cansarse, y cómo pasan de ser actividades colectivas llevadas a cabo a través de la invitación de un maestro, a convertirse en individuales.  

Todos estos aspectos los trabajaremos a través de nuestro curso Descubre la natura en familia en colaboración con un proyecto que admiramos como es CitySens y su nueva estantería de seis bandejas. Nuestro pack es plantlover con el curso Descubre la naturaleza en familia con un recorrido por la vida práctica desde el primer añito y hasta los seis; nos adentraremos en el apasionante mundo de la botánica, descubriendo las distintas especies y partes de una planta; aprenderemos a sembrar con distintos materiales educativos y propuestas de actividades; y el curso incluye también nuestras expediciones en familia de pequeños observadores de bichos con actividades inspiradas en la pedagogía Montessori y la Disciplina Positiva ¡Un planazo para este verano! Participa aquí y ayúdanos a desarrollar este precioso proyecto conjunto.

Escribir comentario

Comentarios: 0