· 

La habitación de Jana: La importancia de adecuar el ambiente a las necesidades del niño.

La comprensión es el lenguaje del amor.

Durante los primeros meses de vida, nosotras -las mamás- disponemos de cuanto precisa nuestro hijo para sobrevivir. Una alimentación biológica que le proporcionamos a través de la lactancia y una nutrición psicológica que le brindamos a través del calor de nuestro cuerpo, las caricias, los besos…

 

Luego, a medida que crece y se desarrolla, es necesario acondicionar el ambiente que le rodea a sus necesidades; y es que el entorno en el que se desenvuelve el pequeño determina su crecimiento y evolución.

 

En este sentido es recomendable que desde el principio el ambiente en el que crece el bebé sea rico en experiencias, con el objetivo de satisfacer sus deseos de observar, investigar, tocar, explorar y crear, un ambiente preparado que garantice la seguridad física y psicológica que necesita el pequeño para crecer sano y feliz.

 

Así procuraremos un ambiente con iluminación natural, temperatura adecuada, colores cálidos, y con mobiliario, materiales y herramientas de juego proporcionales a la fuerza y el tamaño del pequeño, para permitirle manipularlas con total libertad, y sin la necesidad de recurrir a la ayuda de un adulto.

 

 

La actitud del adulto a cargo del cuidado del niño es un factor determinante en la preparación del ambiente en el que va a crecer y desenvolverse el niño a medida que crece. El motor del mundo es el amor; una actitud de apertura, alegría, aceptación, respeto y empatía, que procure fortalecer a diario la autoestima del pequeño es clave para garantizar un sano desarrollo físico, psíquico y emocional.

 

 

El movimiento, es uno de los aspectos más importantes en el desarrollo del niño durante sus primeros años de vida. Adecuar el ambiente a sus necesidades atendiendo a las distintas etapas de desarrollo que experimenta resulta también fundamental.

 

En este sentido es recomendable que la habitación de nuestro hijo sea un espacio dinámico, que se vaya adecuando a cada etapa evolutiva que experimenta el pequeño a medida que crece, con cambios continuos pero graduales, y procurando siempre un equilibrio entre el uso práctico y estético del espacio, el mobiliario y los colores.

 

 

Atendiendo a estos parámetros es como he acondicionado la nueva habitación de mi pequeña Jana. Mi propósito era el de distinguir entre una zona de descanso, con una cama baja, y el área de lectura; la zona de cuidados físicos con el burrito/perchero en el que situamos la ropa que va a utilizar a lo largo de la semana; y el área de juegos y experimentación con una zona creativa en la que hemos dispuesto los materiales que he considerado mejor se adaptan a sus intereses y necesidades actuales.

 

 

Desde que el niño camina, alrededor del año, tiene las manos libres para colaborar. Ahora el pequeño está preparado para participar e involucrarse en el ambiente preparado; implicar por tanto al niño en las decisiones y hacerle partícipe de los cambios en la habitación es muy importante.

 

Y es que desde que nace, el pequeño necesita establecer puntos de referencia que le brindarán la seguridad y confianza que precisa para adquirir, a medida que crece, autonomía e independencia. En este sentido he procurado siempre que Jana participe de cada decisión, y en esta ocasión, con respecto a las anteriores en las que era más pequeña, ha resultado muy divertido: “¡Mamá, aquí! ¡Mamá, aquí! ¡Mamá, éste!”… Y así hemos compartido muchos días juntas decidiendo la mejor disposición de los elementos para las dimensiones y distribución de su habitación, apoyándome en los principios de la filosofía Montessori.

 

Lo más enriquecedor de este modelo pedagógico quizás sea leer y releer los textos de la prestigiosa pedagoga una y otra vez. Desde que en el embarazo llegase a mis manos su texto La mente absorbente del niño, no he dejado de aprender.

 

 

Montessori fue una mujer adelantada a su tiempo. Su trabajo “basado en la observación, la investigación y la reflexión permanece abierto a todo posible cambio y evolución. Sus ideas se revelan más actuales que nunca en un tiempo en el que finalmente se ha descubierto la importancia de la infancia para la formación del ser humano adulto y la transformación de la sociedad” , sostienen los expertos Juan José Morales Ruiz y Luis Jorge García Dueñas en el libro que dedican a la vida de la prestigiosa pedagoga.

 

“El secreto de la buena enseñanza es considerar la inteligencia del niño como un fértil campo en el que pueden sembrarse semillas, para crecer bajo el calor de una flamante imaginación. Por lo tanto, nuestro objetivo no es solamente hacer que el niño entienda, y aún menos, forzarlo a memorizar, sino conmover su imaginación para entusiasmarlo hasta su corazón mismo” narra Montessori.

 

La prestigiosa pedagoga revolucionó los parámetros educativos existentes hasta el momento, poniendo al niño como auténtico protagonista de todo el proceso educativo. Siguiendo el método Montessori, el niño interactúa en un ambiente basado en:

• Autonomía

• Independencia

• Iniciativa

• Capacidad de elegir

• Desarrollo de la voluntad

• Autodisciplina

 

El niño es por tanto su propio maestro. La pedagoga no quería crear genios sino dar a cada persona la oportunidad de poder desarrollar sus propias capacidades, por sí mismos y con los demás. Y de esta manera procuraría ayudar a los niños a ser seres más humanos, equilibrados e independientes.

 

 

A lo largo de estos meses, son muchas las mamás que han depositado en mi su confianza para asesorarles con los juguetes de sus hijos, y en la adecuación de los ambientes a las necesidades de sus pequeños, apoyándonos siempre en los principios de la filosofía Montessori. Motivadas por ellas, he decidido poner en marcha un servicio profesional y personalizado dirigido a atender las inquietudes que puedan surgiros en este sentido, basándome en mi experiencia como mamá y con los conocimientos adquiridos a través de mi formación como guía Montessori certificada.

 

A través de este servicio procuraré, desde asesorarte en la elección de los juguetes más adecuados para tu hijo según su etapa evolutiva y acompañarte en la presentación de los materiales a través de cápsulas formativas y talleres, hasta ayudarte en el proceso de adaptación de su habitación a vuestras necesidades e intereses. Un servicio que incluye un seguimiento personalizado para atender todas las dudas que puedan surgiros a lo largo del tiempo que concretemos la colaboración. Para más más información puedes escribirme a carla@earlychildfood.com

 

Escribir comentario

Comentarios: 0