· 

Material Montessori: Elabora tus saquitos sensoriales de tela

Maria Montessori revoluciona los parámetros educativos existentes hasta el momento. Abre las puertas del aula para que entre aire y luz; incorpora cuadros, flores... Y pone al frente a un maestro diferente que respete la espontaneidad de los pequeños y acompañe el aprendizaje. 

Siguiendo su método pedagógico, los niños interactúan en un ambiente preparado que promueve su autonomía, independencia, voluntad, capacidad de elección y autodisciplina. El niño se convierte de esta manera en su propio maestro.

 

Trasladar esta filosofía a los hogares es uno de nuestros objetivos. Por ello nos hemos propuesto crear tutoriales para diseñar vuestros propios materiales y herramientas de juego en casa de manera fácil y divertida.

 

Para ello contaremos con una colaboradora de excepción como es Laura Villares Sánchez, mamá, profesora y apasionada del craft, Laura nos escribe desde Tarragona y todo lo que toca lo convierte en algo mágico. Estoy convencida de que como me sucedió a mí, os enamoraréis de ella por la pasión que pone en todo lo que hace.

A continuación os dejo con su post sobre los saquitos sensoriales de tela ¡Gracias Laura por haber recibido con los brazos abiertos la propuesta para formar parte de nuestra familia!

 

El área sensorial es una de las cinco áreas de trabajo del método Montessori y está centrada en desarrollar y potenciar los sentidos del niño que serán la base para adquirir sus futuros conocimientos.

 

Una de las actividades que podemos proporcionar al niño para trabajar diferentes sentidos son los saquitos sensoriales. Se trata de diferentes saquitos de tela rellenos de diversos materiales para que el niño los explore, los clasifique, los manipule, etc. El tutorial que os propongo para hacer estos saquitos es facilísimo, barato y podemos contar con la ayuda de los peques. ¡Empezamos!

Materiales:

 

Telas. Os recomiendo que sean telas ni muy finas ni muy gruesas. Cualquier tela de algodón servirá e incluso podéis reciclar sábanas que no uséis o cualquier otra prenda para confeccionarlos.

 

Material de relleno. Los saquitos que yo os propongo están rellenos de elementos naturales: palitos, conchas de mar, piñas pequeñas, cortezas de árbol, cáscaras de nueces y piñas de ciprés. Es muy divertido ir con nuestros peques a buscar el material al campo, por ejemplo. Pero las posibilidades son infinitas, desde tapones de plástico a chapas de refresco, legumbres, canicas, piedrecitas, algodón… ¡lo que se os ocurra!

 

Tijeras e hilo.

Paso a paso:

 

Comenzamos cortando las telas de los saquitos. Cada saquito necesita dos cuadrados de 12x12 cm. El siguiente paso es colocar los dos cuadraditos derecho con derecho y coser tres de sus cuatro lados con un margen de medio centímetro más o menos. Los podéis coser a mano o a máquina. Una vez que están cosidos es importante cortar las esquinas en diagonal tal y como se ve en la foto ya que así quedarán mejor al dar la vuelta a la tela.

 

Damos la vuelta al saquito y sacamos bien la tela por las esquinas (podemos ayudarnos de un palito). Rellenamos cada saquito del material que hemos elegido. Hay que tener cuidado de no rellenar en exceso porque sino nos costará mucho coser el lado que nos queda abierto.

 

Una vez rellenos a mí me gusta volver a pasar una puntada lo más cerca posible del borde por los lados que ya hemos cosido para que queden más bonitos, más resistentes y tengan menos riesgo de descoserse. Y solo nos queda coser el último lado doblando un poquito los bordes de la tela hacia adentro.

¡Ya tenemos nuestros saquitos sensoriales terminados! Se pueden meter dentro de una cajita o de un cesto para tenerlos bien ordenados y ofrecérselos al niño.

 

Tal cual ya son un material muy completo ya que trabajan el sentido de la vista (las telas de colores), el oído (el sonido de los materiales al mover y tocar el saquito), el olfato (rellenar con elementos naturales nos proporciona diferentes olores: piñas, cortezas…), el tacto (manipular cada saquito nos ofrece texturas diferentes) y el sentido estereognóstico que María Montessori incluía en el área sensorial (adivinar objetos mediante el tacto sin utilizar la vista) pero, además, podemos hacer diferentes actividades con ellos. Os propongo dos actividades diferentes muy sencillas para hacer este material aún más enriquecedor:

 

- Emparejar saquitos mediante el tacto. Se trata de realizar dos saquitos de cada relleno: dos saquitos de piñas, dos saquitos de cortezas, etc. El niño debe encontrar las parejas mediante la manipulación con el sentido del tacto.

 

- Relacionar cada saquito con su relleno. Se trata de mostrar al niño una imagen de cada relleno para que las empareje con su saquito correspondiente.

 

Espero que os haya gustado este material DIY sensorial para hacer a vuestros peques y trabajar los diferentes sentidos mediante el juego y la manipulación. Si ponéis en práctica este tutorial estaré encantada de ver vuestros saquitos en Instagram.

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Rita Oliveira (sábado, 07 julio 2018 22:27)

    Olá! Obrigada pela partilha, é uma ideia muito gira! É adequada a partir de que idade?