· 

Las letras de lija y Montessori primeras palabras

El lenguaje es uno de los principales periodos sensitivos que atraviesan nuestros pequeños durante la infancia. ¿Qué son los periodos sensitivos? Podemos describirlos como ventanas de aprendizaje en las que el niño aprende de manera natural, con alegría y entusiasmo. Se trata de un concepto desarrollado por la prestigiosa pedagoga Maria Montessori a partir del análisis del comportamiento de algunos insectos. Montessori observó que en concreto -las orugas- debido a una sensibilidad especial a la luz en una etapa prematura de sus vidas, se alimentaban sólo de brotes verdes. Transcurrido este periodo, perdían esa sensibilidad y comenzaban a alimentarse de manera diferente.

 

Estas observaciones Maria Montessori las trasladó al aula, dándose cuenta de que en determinados periodos, el niño muestra un interés especial por aprender e identificó como principales periodos sensitivos en la primera infancia, el movimiento, el orden del que os hablo en este post, el refinamiento sensorial, y el lenguaje. Esta semana he colaborado en el blog de Jugaia con un artículo acerca de este periodo concreto que podéis leer aquí y hoy quiero centrar la atención en dos materiales que me apasionan para acompañarlo como son las letras de lijaMontessori primeras palabras

 

Las letras de lija es un material excepcional que permite al pequeño interiorizar la forma de las letras con el sentido del tacto a través de la yema de sus deditos -al tiempo que intervienen la vista y el oído- repasando el relieve rugoso de cada una de las letras. Las vocales se representan sobre fondo azul, y las consonantes sobre fondo rosa. Se trata, como en otras áreas de trabajo de la Pedagogía Montessori, de un aprendizaje sensorial a través del cual el niño toca, siente, experimenta y conquista su aprendizaje. Las nuestras son de Jugaia y las tienes disponibles en este enlace.

¿Cuándo podemos presentar las letras de lija? Más que en la edad, siempre os invito a observar la etapa evolutiva en la que se encuentra nuestro pequeño o pequeña, procurando dar respuesta a sus necesidades e intereses.

 

En casa comenzamos a trabajar con este material a los cuatro añitos de Jana. La actividad comienza eligiendo varias letras con las que el niño esté familiarizado.  Por ejemplo la vocal a de agua, la consonante por la que comience su nombre, en nuestro caso jjjjj de Jana y la mmmm de mamá.

Y comenzamos por ejemplo con: "Cuando tenemos sed, bebemos agua que comienza por aaa. Ahora, voy a mostrarte cómo se escribe el sonido aaa y con nuestros dedos repasamos la letra para que, posteriormente, lo haga nuestro pequeño o pequeña. Lo mismo con el resto de letras que hayamos seleccionado, recordando que el aprendizaje en la Pedagogía Montessori es fonético, con lo que no denominamos la letra, y sí el sonido que ésta produce, y repetiremos esta acción con cada letra tres veces. 

La presentación idónea es hacerlo en grupos de tres en tres, disponiendo de suficiente espacio para colocar las letras en el margen superior derecho, boca abajo, e ir descubriéndolas a partir de la lección de los tres tiempos que trabajamos en nuestros cursos de introducción a la pedagogía Montessori, y una vez finalizamos, situarlas en el margen superior izquierdo y boca arriba, para continuar con la siguiente. Jana es zurda, y yo siempre procuro acompañarla desde donde ella se sienta más cómoda realizando la actividad, como fue este caso, que ella misma escogió trabajar sólo con las vocales e ir presentándolas de una en una y situarlas en fila en el margen derecho de su mesa. Siempre defiendo que antes que el material, está el niño, y lo más importante es que el aprendizaje se de en un ambiente de alegría, apertura y aceptación.

En concreto este material a mí personalmente me encanta combinarlo con las primeras palabras Montessori que encontráis también en Jugaia, con el objetivo de relacionar la letra que estamos trabajando con un nombre concreto. Este material comprende 150 tarjetas repartidas en cinco series: animales del bosque, pájaros, insectos, flores y frutas, y un libro para acompañar el aprendizaje. Aunque no están recomendadas antes de los tres añitos, nosotras comenzamos a utilizarlas un poquito antes escogiendo grupos de tres en tres. Dos años después nos sigue acompañando en nuestro aprendizaje diario. Que un material sea versátil, duradero y permita diferentes opciones de juego y trabajo, es maravilloso y éste particularmente es uno de ellos.

"La educación no consiste en atiborrar, sino en provocar hambre"

Cada serie se compone de tres tipos de tarjetas, las tarjetas sin información, sólo con una imagen, las tarjetas de lectura y las tarjetas con información (imagen y nombre). A la vista simple, pero muy completo, se puede utilizar para el vocabulario y la clasificación, a partir de los dos-tres añitos, la lectura, la escritura y como herramienta de transmisión de la cultura. Que nuestra máxima prioridad en casa siempre sea disfrutar del aprendizaje, y si es a través del juego, infinitamente mejor. Como siempre insisto, todo lo que se aprende desde el amor, se interioriza para siempre.

Carla Peña

Periodista

Fundadora de earlychildfood.com

Guía Montessori

Educadora de familias certificada en Disciplina Positiva

Escribir comentario

Comentarios: 0